Contacto

Autisha Catarata Impresionante

Autisha un sitio con mucha aventura y cerca de Lima, para llegar bajaremos entre montañas a una sorprendente catarata.

 

Primero buscamos en internet qué cosas debíamos llevar y la ruta en google maps para poder llegar usando GPS de nuestros celulares. Así llegó el día, salimos muy temprano para reunirnos en el "Parque Echenique" de Chosica, empezamos comprando frutas, agua, linternas y algo de provisiones(Golosinas) para el viaje. Decidimos ir al bus antes que salga de la estación pero afortunadamente estaba saliendo lleno por lo tanto no pudimos arribar, digo afortunadamente porque gracias a eso pudimos encontrar un taxi que conocía toda la ruta además de esperar nuestra aventura y traernos de nuevo hasta chosica.

 

Como comente el bus nos dejó y preguntando si había otra manera de llegar dos personas nos recomendaron ir al "paradero bata", lugar donde llegamos después de 10 minutos en bus (chosicano). Ahí aprovechamos para tomar nuestro desayuno del día. Tomamos un ponche de habas con algunos panes que compramos de un puestito de desayunos en la carretera central. Sin embargo, no encontramos los buses que nos recomendarón entonces la idea de preguntar a un taxi si llegaba hasta autisha fue lo único que pasaba por nuestra mente en ese momento. Como caído del cielo apareció un taxi y por suerte el taxista conocía la ruta y se ofreció a esperarnos para regresar. Creo que la seguridad de tener movilidad para volver terminó por convencernos.

 

Continuamos el recorrido por la carretera camino a “San Pedro de Casta”. El camino con dirección al puente Autisha empezó con una carretera en buen estado. Pasamos por pequeños pueblitos. Nuestra suerte terminó cuando el camino cambió radicalmente a trocha; muchas piedras en el camino, al lado, majestuosas montañas con paisajes hermosos de lugares que nunca habíamos visto. En ese momento empezó a despejarse el cielo, iluminando en sol con un calor muy fuerte. Camino a nuestra aventura nos detuvimos dos veces para estirar las piernas y también para no sobre exigir el auto, ya que todo el camino es subida. Al pasar 2 horas llegamos a un pueblo llamado “Huinco” y luego pasamos un túnel hasta llegar a nuestro destino. Estabamos con calor y mucho entusiasmo de ver la catarata.

Paisaje de Autisha

Dejamos el taxi y comenzó la caminata al lado de la montaña que nos llevaría hasta la entrada de “Cañón de Autisha”. No perdimos tiempo y comenzamos a tomar fotos al paisaje que estaba ante nosotros.

Al llegar empieza nuestro primer obstáculo una bajada de 2 metros y medio con soga sujetos a unos arpones que estaban colocados en las rocas. Bajar con la soga no fue una tarea difícil pero tener un precipicio al lado era algo un poco preocupante, emocionante, desafiante y si nos ponemos a pensar hasta peligroso.

Terminado ese pequeño obstáculo seguimos por un camino en las rocas hasta llegar a unas escaleras que terminaban en la entrada de un hueco muy profundo con escaleras, en la oscuridad. Se presume que estas escaleras fueron dejadas por trabajadores de esta antigua mina. El descenso empezó teniendo todas las linternas prendidas y música para animar la tarde. Llegar al final de las escaleras nos tardó alrededor de cinco minutos, llegando a un túnel que terminaba en el mayor obstáculo de toda la aventura: una escalera de metal puesta de forma horizontal entre la salida del túnel y las rocas, pasamos uno por uno con mucho cuidado y sin mirar hacia abajo.

Al final de la escalera ya podíamos escuchar el sonido de una caída de agua, así continuamos caminando al lado de las rocas y llegamos a presenciar la impresionante “Catarata de Sheke”. Al mirar hacia atrás recordé todo lo que tuvimos que pasar y lo grandioso que es el cañón, como si fuera un viaje al centro de la tierra.

Por lo pronto comimos un refrigerio, tomamos fotos y llegamos a la laguna que se forma en la caida de la catarata. Este fue el viaje más emocionante que habia tenido.

Escaleras de piedra AutishaObstáculo de Autisha


Para regresar con mucha motivación de llegar a descansar al taxi, primero pasamos la primera escalera que unía la entrada al túnel, no es una tarea fácil. Pasamos con mucha prudencia. Ya en la entrada, decidí entrar un poco en un túnel donde se relata que hay murciélagos en las paredes. Pudimos comprobar que es muy cierto y tratamos de tomar una foto con algo de luz de las linternas; nos dimos cuenta que no era tan buena idea porque los murciélagos empezarón a volar. Así que regresamos al camino y subimos las escaleras en plena la oscuridad; en ese momento hacía mucho frío pero sabíamos que al salir del lugar tendríamos el calor de la superficie. Llegamos fácil a ver la luz del día. Salimos del hueco hacia la último obstáculo. Mire la soga y subi primero hasta la entrada. No parecía tan fácil pero al final todos pasamos sin problemas. Ya cansado con calor caminamos todo el camino al lado de la montaña hasta llegar al taxi. Regresar con la satisfacción de haber visto la impresionante catarata, los hermosos paisajes del camino. Toda la experiencia del viaje es un recuerdo inolvidable.

El Perú tiene muchas riquezas y en nuestras manos está conocer y cuidar nuestras maravillas.

Catarata Autisha

Añadir nuevo comentario

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta para comprobar que eres una persona real e impedir el envío de SPAM.